Skip to main content
Los creadores de Dofound, Luis Jiménez y Fernando Sierra :: Doafund
Patrocinan

Solidaridad 'On-line'

Una hucha 'on-line' por tu casa

21/04/2013 - 19:19
- E. Bengoechea
 
Un gallego y un abulense han creado una web donde los usuarios donan dinero a las familias que van a ser desahuciadas
Fernando Sierra y Luis Jiménez son los Robin Hood del Siglo XXI, sin el arco y las flechas pero con una página que combate la pobreza con la solidaridad anónima de sus usuarios. No roban a los que más tienen para dárselo a los que carecen de todo, simplemente han creado una herramienta que permite ayudar a los que más lo necesitan. Con el único objetivo de dar nació Doafund, una web creada por el gallego Fernando Sierra y el abulense Luis Jiménez. «El proyecto busca dar tiempo a las familias que están ya al borde del precipicio, a punto de entrar en una ejecución hipotecaria», explica Fernando Sierra, artífice principal de la página que lucha contra los desahucios. Hasta el momento han logrado recaudar más de 6.000 euros, salvando a más de una docena de familias de perder sus hogares.

El proceso comienza cuando las familias necesitadas contactan con Doafund. Después de rellenar un cuestionario, Sierra y Jiménez se ponen en contacto con ellas para pedir la documentación necesaria y estudiar si dan el perfil para poder ayudarles. «Si no lo cumplen tenemos que notificarles que no podemos hacer nada por ellos porque con los recursos que tenemos es imposible llegar a todo el mundo. Esta es la parte más dura de nuestro trabajo», reconocen. En Doafund validan toda la documentación para cerciorase de que la actuación es necesaria. El dinero nunca pasa por las familias. Fernando y Luis recogen todas las donaciones de los patrocinadores y acuden al banco correspondiente a a realizar el pago que corresponda.

«Es muy importante señalar que llega el 100% del dinero a las familias y que nada se pierde por el camino», subrayan los creadores de Doafund. Tal es su implicación con este proyecto que los gastos de gestión y de las transacciones de cada uno de los patrocinios la pagan Fernando Sierra y Luis Jiménez de su propio bolsillo. «De momento no hemos llegado a ningún acuerdo con los bancos, así que lo pagamos nosotros», reconocen.

Doafund llega de dos formas a las familias necesitadas: los medios de comunicación y las redes sociales. «Las redes sociales son un canal básico para el éxito del proyecto porque permiten llegar a mucha gente de mano de amigos y conocidos, lo que aumenta la implicación y reduce la desconfianza en el proyecto», argumentan. Las personas que deseen aportar su grano de arena en forma de euros pueden hacerlo como anónimo o como usuario registrado en la web.

«Lo que más nos ha llamado la atención es las ganas que tiene la gente de ayudar», sostienen. Uno de los patrocinadores más activos de Doafund se ofreció, a través del ‘Espacio colaborativo’ de la página, a pagar los estudios a una joven que iba a dejarlos para buscar trabajo. «Esta persona nos escribió para disculparse por salirse del guión, pero lo cierto es que fue la primera persona en utilizar ese espacio como lo que es», argumentan. La finalidad del ‘Espacio colaborativo’ es ponerse directamente en contacto con las familias y ofrecerles aquello que los patrocinadores estimen necesario.

Estos dos jóvenes dedican cuerpo y alma a ayudar a las familias que están a punto de perder sus casas  y no tienen trabajo más allá de Doafund. «Trabajamos ‘full time’ en este proyecto aunque, obviamente, no cobramos nada. Simplemente es lo que ahora mismo nos apetece hacer», explican con sencillez y orgullo.

«Tardaron seis días en salvarme»
Abrumado, así se siente Ángel Varela al descubrir la bondad de las personas anónimas que han logrado evitar con sus donaciones que su padre y él fueran desahuciados en Galicia. Ángel Varela trabajó durante más de 20 años en una agencia de comunicación. En el mes de abril de 2010, perdió su empleo. Desde entonces ha probado suerte en todos los sectores sin encontrar una solución duradera en ninguno de ellos.

Actualmente vive con su padre que cobra una pensión por enfermedad. «El mes pasado conseguí cubrir la cuota de la hipoteca en solo seis días con las aportaciones solidarias de los demás. Estoy absolutamente sorprendido y abrumado con la solidaridad y generosidad de las personas. Me parece sencillamente algo grandioso», reconoce Ángel Varela, quien se enteró de la existencia de Doafund a través de la prensa. «En cuanto supe de su existencia, me puse inmediatamente en contacto con ellos», afirma.

Ángel Varela solo tiene palabras de agradecimiento para el proyecto que han llevado a cabo Fernando Sierra y Luis Jiménez. «Honra a los que lo han puesto en marcha. Los que nos hemos quedado descolgados, fuera del sistema, estamos en condiciones de apreciar, de forma exacta, la profundidad y la gravedad de esta crisis interminable», señala.

Ángel Varela lo tiene claro. La crisis está logrando que aflore lo mejor de las personas. «Sé que es imposible, pero algún día me gustaría conocer a todos los que me han ayudado para darles las gracias y un fuerte abrazo. Tengo un montón de amigos a los que nunca conoceré», concluye.
 
Firmas
30 números impresos, como el que ahora tiene entre sus manos, han formado parte de la primera etapa del proyecto e-volución. Un...
En estas fechas toda la oferta en tecnología para el usuario se nos presenta, como todo, más esplendorosa, variada y atrayente en todos...
Hubo un tiempo en que lo importante era transcender, dejar huella. La inmensa mayoría de los hombres pasaron por el mundo sin pena ni gloria....
El 1 de julio de 2012 fue un día bisiesto, ya que en lugar de 86.400, sin casi nadie saberlo vivimos 86.401 segundos, porque todos los relojes...
Que las farolas se enciendan o apaguen según la señal que reciban de un sensor de luminosidad, no es algo novedoso; pero si le...
Se acerca la Navidad y felizmente muchas de las tradiciones se mantienen pero otras cambian radicalmente. Con respecto a nuestros hábitos de...