Skip to main content
EXPERTO |

El conocimiento a demanda

Nos costaría creer que una empresa multinacional quiera contactar formalmente con un experto en Sicilia para saber cómo lidiar con la Mafia local.  Sin embargo, esta historia es real. La globalización de la economía ha traído muchos cambios a la sociedad moderna. Sin duda, uno de los más importantes es el modo en que  trabajamos hoy en día en comparación con 30 años atrás. Conceptos como  “trabajo para toda la vida” van desapareciendo, mientras que la palabra “deslocalización” es cada vez más mencionada en los reportes anuales de las grandes multinacionales.

La tecnología actual, que ha contribuido, y mucho, a que el fenómeno de la globalización sea posible y se asiente cada vez más rápido, también ha sido responsable de que se verificara un fenómeno positivo e inédito hasta ahora. La información está disponible al instante y en igualdad de condiciones para todos con un único requisito previo: hay que saber cómo encontrarla.

En el mundo de los negocios, esa búsqueda de información ha sido satisfecha históricamente bajo dos modalidades: mediante personal propio de la empresa o a través de terceros, que proveían esa información con el conocimiento y experiencia que traían aparejadas sus cualidades profesionales.

Recientemente, ha nacido una tercera forma de acceder a la información (ejemplificada en el arranque de este texto). Son las redes de expertos que trabajan a través de una empresa, de forma independiente pero coordinada, y  satisfacen la demanda de soluciones rápidas, personalizadas y muy específicas.


Estos profesionales están disponibles para quién quiera contratarles (por horas, días, área de investigación...), pero siempre a través de la empresa que comercializa sus servicios. La asistencia puede llevarse a cabo de distintas formas: consulta telefónica u online, servicios presenciales, como reuniones y seminarios, o incluso a través del formato de Interim Management.


Por ejemplo, un fondo de inversión quiere saber qué impacto puede tener en el mercado la utilización de determinado mineral en un componente de un producto masivo que se anuncia como revolucionario. Su objetivo es saber si debe invertir en las compañías mineras que producen ese mineral; entonces llama a un experto en ese campo, averigua todo lo que le interesa y paga por el tiempo de  la consulta. La privacidad y la ecuanimidad de la información están garantizadas. Por una inversión modesta ha obtenido una información que le puede generar grandes beneficios o evitar grandes pérdidas.

Esta nueva modalidad de obtención de recursos surge con el nacimiento de la compañía Gerson Lehman en el año 1999. Posteriormente, han surgido otras redes, como DeMatteo Monness, Coleman Research Group o Cognolink. En total, estas firmas cuentan con más de 400.000 expertos en el mundo y su facturación anual ronda los 500 millones de dólares.

En España, y desde hace tan sólo unos meses, existe una empresa que brinda este servicio: Avalon la Red de Expertos. Con más de 2.000 profesionales, que deben sortear exigentes filtros de selección, en sus bases de España, Portugal y Latinoamérica, y con clientes de primer nivel, líderes en sus campos de actividad, tales como Finanzas, Medicina Privada o Informática, Avalon se focaliza claramente en el mercado hispano luso parlante.

Las redes de expertos cuentan con muy pocos años de vida pero, seguramente, tienen un futuro muy largo por delante. Son la solución idónea a muchos de los problemas y desafíos que encuentran las empresas hoy en día. Son un recurso multidisciplinar, fácilmente accesible, de costes muy razonables y variables y con la confidencialidad y profesionalidad garantizada por las empresas que administran y venden sus servicios.  Sumado este hecho a que la tecnología permite que toda la información que acumulan pueda estar en segundos en manos de los clientes, podemos concluir que las redes de expertos ponen literalmente el mundo del conocimiento a disposición de quién lo necesite al instante.   

Inés Leopoldo Merino

Dilatada experiencia en el sector de la Informática, Telecomunicaciones e Internet desempeñando posiciones de alta dirección en los últimos 20 años.
De 1999 al 2008 trabajó en Telefónica tanto en Latinoamérica como en España, llegando a ocupar distintas direcciones generales para Terra y siendo finalmente directora del equipo staff del consejero delegado de Telefónica S.A.
Previamente desarrolló su carrera profesional en el periódico La Nación, Telecom Argentina, Comisión Nacional de Telecomunicaciones de la República Argentina y NCR Argentina.
Paralelamente ha participado activamente en el IEEE (Institute of Electronic and Electrical Engineer) ocupando distintas posiciones, incluso la de presidenta de la Sección Argentina. Fue nombrada senior member en 1997.
Actualmente reside en Madrid y es Socia de NeoLabels y de Mitsue Venture.

Patrocinan
 
Firmas
Los ‘wearables’ o ponibles (acepción en castellano más aceptada) son una tecnología que se lleva puesta como una...
Algunos colegios han empezado a impartir ciertas asignaturas haciendo uso de libros de texto electrónicos. Los potenciales beneficios de...
Parece que lo del teléfono móvil no tiene marcha atrás. Cada vez lo utilizamos para más cosas, como despertador, como c...
Ustedes, ávidos lectores de e-volución, ya conocen de mis afanes didácticos y tendentes a la simplificación y a la...

En los últimos días han coincidido varios acontecimientos especialmente agradables para nosotros. Por un lado la Diputación...

El fórum Evolución de Burgos fue el escenario que escogió el Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla...