Skip to main content
:: Rodrigo Ucero
Patrocinan

Fab Lab León

Hazlo tú solo, con la ayuda de otros

19/09/2013 - 11:09
- J. A. PARDAL
 
El Fab Lab de León es un espacio de trabajo colaborativo que dedica sus instalaciones a la fabricación digital
Vivimos en una sociedad tecnológica, probablemente la mejor preparada de la historia y, sin duda, la que un mejor y más amplio acceso tiene a las últimas innovaciones de la ciencia y la tecnología. Gracias a ello cada vez son más comunes las formas de trabajar englobadas en la tendencia 'Do It Yourself', conocidas bajo las siglas 'DIY', es decir, hazlo tu mismo. También, y como evolución de esta forma de organización laboral, crecen aquellas iniciativas identificadas con el acrónimo 'DIWO', es decir, hazlo con otros o 'Do It With Others', en su versión en inglés. Aquí se enmarcan algunos espacios de fabricación digital conjunta como los Fab Lab, una iniciativa en la que ya hay más de 160 centros de similares características repartidos por todo el mundo, uno de ellos ubicado en el Polígono Industrial de Onzonilla, junto a la ciudad de León.

El Fab Lab de León es un espacio creado en el año 2011 por tMA, una fundación sin ánimo de lucro que forma parte de la estrategia de responsabilidad social corporativa de la empresa Telice. «El sustento económico que tMA nos proporciona nos alcanzará aproximadamente para un año, pero el objetivo de este laboratorio de fabricación digital es ser sostenible económicamente», explica Nuria Robles, gerente de este espacio leonés.

Este lugar cuenta en la actualidad con una veintena de socios que, a través del pago de sus cuotas, costea su utilización de las instalaciones. No obstante, en torno al próximo mes de octubre, el espacio de trabajo se multiplicará por cuatro puesto que la iniciativa se muda a una nueva nave de unos 400 metros cuadrados.

La utilización de este espacio dedicado a la fabricación digital se puede realizar mediante el pago de una cuota de socio, a través del trabajo en la propia entidad obteniendo a cambio horas de uso de la maquinaria, o en los denominados 'Open Lab', es decir, horas de apertura que se reservan para que cualquier persona ajena al 'fab lab' pueda utilizar las instalaciones. «Llevamos a cabo estas jornadas de puertas abiertas los viernes por la tarde, bajo cita previa porque viene mucha gente y el espacio es reducido», aclara Robles.

En este lugar existen varias máquinas de fabricación, desde una fresadora de tres ejes hasta dos impresoras 3D o un 'plotter' de corte. Pero, sin duda, la más reclamada es una cortadora láser, «la única que nos ha generado cola para su utilización», afirma la gerente del centro. Con todas estas herramientas se pueden reproducir desde prototipos de plástico gracias a la tecnología del modelado computarizado hasta la impresión de circuitos flexibles, pasando por elementos en madera.

Se trata pues de unos aparatos cuyas capacidades se incrementan exponencialmente gracias a un recurso intangible del que hay una gran concentración en este lugar: la inteligencia. Y es que el poder de este tipo de centros se basa en sus recursos físicos, por supuesto, pero la variedad de disciplinas en las que sus participantes son expertos hace que se multiplique y optimice el uso que se hace del lugar.

«Cuando hay gente de otras disciplinas se crean sinergias, es decir, te centras en lo que sabes hacer, pero si ves a otra persona haciendo algo totalmente diferente es muy difícil que no quieras hacerlo tú también», afirma la gerente. En la misma línea, Alejandro Sáenz, uno de las personas que desarrolla aquí su actividad, asegura que esta forma de trabajo para él es buena porque en su labor como creativo puede «trabajar con un ingeniero mecánico o electrónico y crear equipos de trabajo para en determinados casos sacar adelante un proyecto, llevarlo a cabo como maqueta o como solución para la vida diaria».

Este ecosistema de trabajo común se ve además mejorado gracias a un circuito de videoconferencia que conecta a todos los 'fab lab' del mundo. Gracias a él cualquier duda sobre la realización de algún tipo de proceso puede contar con la ayuda de alguien que ya lo haya reproducido en un lugar de iguales características o con algún tipo de maquinaria similar. «Son gente que conoces porque les ves y hablas con ellos a diario. Además, estamos conectados mediante el Fab Lab Academy y una vez al año hay una reunión de todos los representantes de los 'fab lab' de todo el mundo», precisa Robles.

El Fab Lab Charter

Todos los centros que pertenecen a esta gran red se rigen por un decálogo en el que se recoge la forma de actuar y de coordinarse que estos lugares se comprometen a cumplir y a hacer cumplir a quienes los utilizan.

En esta declaración de principios, denominada Fab Lab Charter recoge una obligación que resalta por encima de las demás; la de que «los diseños y procesos desarrollados deben mantenerse disponibles para uso de personas individuales aunque la propiedad intelectual puede protegerse». Es decir, según explica la propia gerente del Fab Lab leonés, «es obligatorio documentar y compartir todo lo que se fabrica aquí, para que cualquier usuario lo pueda reproducir, siempre con fines personales, nunca para lucrarse».
Los trabajadores de este espacio son los encargados de que esto se cumpla, «no nos gusta actuar como policías», afirma Nuria Robles, «pero sí que nos encargamos de que nadie haga un uso indebido de lo que aquí se documenta y, si así ocurriera, a esa persona habría que expulsarla de la comunidad, aunque normalmente se excluye a sí misma o la propia comunidad es quien los expulsa». No obstante, este lugar no se cierra a acoger iniciativas empresariales que no entren en conflicto con un acceso abierto a él puesto que «se trata también de que sirvan como incubadoras de nuevas empresas, de nuevos talentos, etcétera», resume Robles, aunque sí insiste en matizar que «un 'fab lab' es un centro de fabricación, no de producción, está pensado para series muy cortas o para piezas únicas. No permitimos que se colapse una máquina por el uso de una sola persona, permitir a alguien que fabrique en serie significaría prohibirle a otro el uso de la maquinaria».
 
Bitlan

¿Dónde se ubican otros 'fab lab'?

En todo el mundo existen unos 160 'fab lab'. Estados Unidos se lleva la palma, con casi cuarenta de ellos dentro de sus fronteras. En Europa, Holanda es la que más tiene. En nuestro país además del de León existen dos centros en Barcelona, que se suman a los de Gijón, Bermeo y Sevilla y los proyectados para Tenerife y Valencia.
 

Dirección: 2ª Fase, Polígono Industrial de Onzonilla, León
Teléfono: 987 346 468
Página web:
http://www.fablableon.org
Correo electrónico:
info@fablableon.org

 
Firmas
Nunca sabré por qué siempre he sentido fascinación ante los LED. Esos semiconductores que desde los años 60 nos acompa...
Enlazando con la entrega anterior, y con un 'smartphone' en la mano, podemos repasar todas las formas de las que disponemos para realizar una...
Me despierto sobresaltado al oír el llanto de un bebé. Son las seis y cuarto de la mañana, así que preparo la cafetera,...
Hace ya unos años que, quienes nos dedicamos a la educación, nos venimos percatando de la importancia de las TICs en los procesos de...
El título de este artículo querido lector tiene mucha enjundia.  Dicho esto tienes que ser consciente de este principio de...
Hace pocos días ha finalizado IFA 2014, la feria de la electrónica de consumo de Berlín. Muchos avances pero pocos conceptos...